MERCADO y SUBVENCION

MERCADO versus SUBVENCION

¿Vivimos en un sistema de economía de mercado o en una economía de la subvención?

Dos días enteros de discursos entre mas de doscientas personas reunidas en el Congreso de Diputados, para concluir que de esta crisis “se sale” con subvenciones.

Unos creen en unas subvenciones, otros en otras – eso si- pero todos en la necesidad de intervenir, acotar y dirigir el mercado. Y cuanto antes, mejor.

Claro que ellos, todos, viven de administrar subvenciones……

Es curioso pensar que en la denominada “sociedad del consumo”, tengamos que subvencionar entre todos a los que consumen, para que esto no se pare….

Resulta sorprendente que en la llamada “economía de mercado”, en vez de dejar funcionar un poco al mercado, todo trate de solucionarse con la intervención y la subvención.

La culpa, en efecto, parece que ha sido del sector construcción y de la banca, que han estado demasiado sueltos….

El primero, porque ha crecido mas de la cuenta, mas de lo que conviene….( A lo mejor gracias a las ayudas y subvenciones que se daban a los compradores y a las intervenciones de los planes de urbanismo, etc. ¡Pero de esto mejor no hablar!

Los españoles pensaban que comprar un piso era invertir en el futuro, algo así como garantizarse su vejez dada la evolución de los salarios detrás de los precios…con una revalorización de las viviendas muy por encima del tipo de interés de las hipotecas.

Los bancos, dicen, vigilados de cerca por funcionarios autoridad monetaria, obtenían beneficios como nunca dando créditos a diestro y siniestro gracias a la maquinita de hacer dinero y al endeudamiento en el exterior. Al fin y al cabo –dicen – de eso viven…

Los constructores se frotaban las manos porque habían encontrado ´¨el dorado¨¨ , subían los precios desmesuradamente y pagaban encantados crecientes impuestos, comisiones y regalos por doquier, negociando su actividad con los Ayuntamientos.

Los emigrantes acudían como moscas a un mercado del trabajo barato pero fácil y alquilaban las casas que los españoles compraban.

Era el mundo perfecto de las películas de Hollywood y ,mientras, los políticos y funcionarios gestionaban la “economía de mercado”, interviniendo alegremente desde la administración central, la autonómica y los ayuntamientos, dando subvenciones, recaudando impuestos en el pastel de rica miel de la construcción y felicitándose de “crecimientos económicos” nunca antes vistos en los últimos 40 años.

Algo parecido sucedía con otros sectores como el del automóvil.

Y la economía de mercado no daba síntomas de agotamiento, porque sin duda es el mejor de los sistemas conocidos- se decía.

y mucho mas en nuestro país, que crecía mas que nadie y pronto estaría a la cabeza…

¿No seria porque nuestra economía estaba demasiado intervenida y apenas se parecía a una real economía de mercado?

¿Una economía tan intervenida  que sus ataduras no la dejaban reaccionar y atajar a su tiempo los desmanes?

Y cuando al final ha reaccionado ha sido con demasiada virulencia….descensos vertiginosos de las ventas y la producción, y un paro desbocado. La mayor crisis que hemos conocido –dicen-

A lo mejor si hubiera existido menos regulación el mercado habría podido reaccionar antes, atajando los excesos de esos sectores y el ajuste hubiera sido mas suave. Pero ahora, esto ya no se puede comprobar

Y hoy, en plena crisis, los discursos de los reunidos repiten machaconamente que la solución esta en mas subvenciones y menos mercado; son necesarios –dicen- impulsos a los compradores para que compren mas viviendas, ayudas para los consumidores de autos, apoyos incondicionales a la banca, al turismo, al….y las organizaciones empresariales en vez de pedir mas mercado, aplauden las intervenciones y piden rapidez en su puesta en marcha, porque si no, todo se va al garete…

Realmente, pensándolo seriamente todo esto parece un circo, pero al fin y al cabo si la solución es compensar a los consumidores de los altos precios de las viviendas y los automóviles para que compren mas, ¿Por qué no se les bajan los impuestos que tanto encarecen esos productos? ¿Por qué dar una subvención a un consumidor y luego pedirle un impuesto por su consumo? No seria mucho mas positivo para la economía de mercado y mas sencillo, simplemente reducir o suprimir el impuesto?

¡Los políticos y los funcionarios piensan que no!

Es por que con la subvención, el impuesto y la intervención, se justifican ellos mismos

Son necesarios funcionarios que calculen exactamente el importe de las subvenciones y los impuestos,  que midan el impacto sobre la economía, sobre los presupuestos y el bienestar, políticos que los aprueben, mas funcionarios que los recauden y los concedan después de un largo papeleo, mas políticos que controlen a los funcionarios etc. etc.

En realidad bajando simplemente los impuestos sobrarían algunos funcionarios y políticos y esto no parece del interés de los doscientos que pasaron el día de ayer hablando de la crisis, pues al fin y al cabo viven de esto.

Pero hay que reconocer que esto que esta sucediendo aquí , el que haya cada vez mas gente y mas empresas viviendo de la subvención, no tiene nada de novedoso, ya que algo similar también sucede simultáneamente en EEUU y en el resto de la Unión Europea.

Por ello me parece más apropiado en estos tiempos  de muchas palabras y pocas ideas, hablar de la economía de la subvención más que de economía del mercado

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo crisis economica, Gestion de la crisis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s